1_6- blog vida personalEl estar a cargo de su propio negocio revoluciona la vida del emprendedor, es un cambio radical a la rutina y a la vida personal. Desde llevarse “pega para la casa”, dormir menos o que falte tiempo para pasar con la familia, son algunos de los efectos secundarios de emprender con una empresa propia.

Pero no todo son malas noticias, a pesar de que quizás emprender significa un gran desgaste, también trae cosas buenas para el desarrollo de la persona.

Tiempo libre

El trabajo ya no pasa a ser 45 horas semanales, la carga puede que sea vuelva mayor a la que tenías previamente, no te podrás despedir de la oficina pasada las 18:00 horas e incluso puede que los límites entre labor y vida personal se harán más difusos si tu oficina está en tu casa.

La responsabilidad del éxito de tu negocio caerá siempre en tus hombros, sin embargo, el lado bueno de esto es que serás el único que decide cómo organizar el tiempo. Además, luego de que tu negocio esté más consolidado y tengas la certeza que no se caerá a pedazos si dejas de estar encima, podrás tomarte más tiempo libre, sabiendo que tu emprendimiento está funcionando.

Satisfacción personal 

Es cierto que pasarás rabias y penurias trabajando en tu emprendimiento, pero cada logro te llenará de felicidad y orgullo, será como ver crecer un hijo. Y cuando consigas hacer exitosa tu idea, verás el camino que recorriste con mucha satisfacción.

Confianza en ti mismo

Cada pequeña victoria haciendo crecer tu emprendimiento reforzará tu confianza en tus propias habilidades, además el reconocimiento externo que recibirás generará un refuerzo positivo en la forma que te ves a ti mismo a través de los demás.

¿A quién no le gusta que lo feliciten o ver resultados de sus esfuerzos? Tendrás la seguridad de poder alcanzar cualquier meta.

Autovalencia 

Cuando eres dependiente, si hay un problema en tu trabajo no significa mayor preocupación para ti, para eso está el superior o el dueño de la empresa que se tendrán que hacer cargo del problema y tampoco significa mayor stress, al fin y al cabo la empresa no te pertenece.

Pero cuando tú eres el jefe de tu propio negocio, nadie se va a hacer cargo de tus problemas por ti, por lo que aprenderás a ser autovalente y solucionar los problemas por cuenta propia, con el tiempo, cada vez se hará más fácil resolver contratiempos. Lo que no te mata, te hace más fuerte.

¿Y a ti? Cuéntanos cómo ha afectado de manera positiva tu vida ¡Mucho éxito con tu emprendimiento!

Abrir chat
1
Hola 👋🏻, en que podemos ayudarte?