honda1Fue precisamente la guerra la que llevó a Soichiro a dar su gran salto. La escasez de gasolina tras el fin de la guerra obligaba a los japoneses a desplazarse a pie o en bicicleta y él buscó el modo de acelerar estos medios de transporte.

Soichiro Honda fue el primogénito de una humilde familia que vivía con diversas dificultades  en el pueblo de Yamahigashi. Cursó los estudios básicos en dicha ciudad  y la enseñanza secundaria en Futamata. Desde pequeño, demostró extraordinarias habilidades en las más diversas áreas, le  gustaba observar a su padre mientras trabajaba y así aprendió a fabricar sus propios juguetes. En 1934 ingresó en el departamento de Ingeniería Mecánica del Instituto Técnico de Hamamatsu y en 1940 se trasladó a la Universidad Imperial de Tohoku, aunque como muchos otros célebres emprendedores no llegó a concluir su formación.

En la época de estudiante, consiguió un trabajo como mecánico antes de inaugurar su propio garaje y su primer negocio, una pequeña fábrica donde diseñó y desarrolló una innovadora pieza de metal para pistones que logró vender finalmente a Toyota. Durante la Segunda Guerra Mundial, el negocio fue bombardeado dos veces y quedó prácticamente destruido;  aunque Honda,  dotado de un extraordinario talento emprendedor, encontró rápidamente nuevas líneas de negocios.

philosophy-gallery-f1-desktop

Fue precisamente la guerra la que llevó a Soichiro a dar su gran salto. La escasez de gasolina tras el fin de la guerra obligaba a los japoneses a desplazarse a pie o en bicicleta y él buscó el modo de acelerar estos medios de transporte.  Tal como señala una de sus tantas biografías “construyó un motor de dos tiempos y 50 c.c. de potencia, lo adosó a su bicicleta y lanzó al mercado las primeras motocicletas “Honda Super Cub”. Rediseñó y modificó el modelo originario para reducir sus dimensiones y, de inmediato, el éxito de sus máquinas traspasó las fronteras japonesas para conquistar también los mercados europeos y americanos”.

En 1951, Honda Motor Co. empleaba a 150 personas y facturaba 330 millones de yenes y, sólo un año después, el número de trabajadores se disparó hasta los 1.300 y la cifra de ventas alcanzó los 2.438 millones de yenes.

Pasadas diversas crisis, las motos Honda irrumpieron en las competiciones deportivas con un éxito arrasador; a esto último, se le sumó la diversificación hacia el mercado del automóvil que logró grandes elogios en los Salones del Automóvil europeos. La  calidad, la innovación tecnológica y los precios competitivos fueron sus grandes caballos de batalla.

El 29 de octubre de 1973, en el 25 aniversario de la fundación de la compañía, Soichiro Honda cedió el cargo presidencial a Kiyoshi Kawashima y se convirtió en máximo consejero de la firma. A partir de entonces, repartió su tiempo entre el Instituto de Investigación Honda, fundado en 1960, y la Fundación Honda, erigida en 1977 junto a su hermano Benjiro.

En 1989 se convirtió en el primer ciudadano nipón en ingresar en el Salón de la Fama del Automóvil y, un año después, recibió la medalla de oro de la Federación Automovilística Internacional por su contribución al desarrollo de la Fórmula 1. Sólo Porsche y Ferrari habían logrado tal distinción.

Fuente: Emprende.cl

Abrir chat
1
Hola 👋🏻, en que podemos ayudarte?